¿Tienes plan de marketing para el próximo año?

Se acerca el nuevo año y con él nuevos objetivos y propósitos personales y profesionales. Empezamos el año con ilusión y determinación en llevarlos todos a cabo. Pero, cuando llegamos a esta altura del año, nos damos cuenta de que no hemos alcanzado todos los que nos hubiera gustado y que nuestro negocio sigue más o menos igual, sin muchos clientes nuevos y con una facturación más o menos estancada.

¿Tienes plan de marketing para el próximo año?

Pues bien, estos objetivos no se llegan a cumplir, no porque no seamos capaces, sino porque no ponemos el foco en la dirección correcta y es fácil desviarse del camino.


Los marineros utilizaban mapas de la Tierra y de los cielos, además de cuadrículas para posicionarse. Aun así, no era fácil hallar las coordenadas necesarias porque aunque el sol, la luna y las estrellas ayudaran a determinar la latitud, la longitud era un hueso duro de roer.

Lo mismo sucede en los planes para tu empresa. Al igual que en el mar, tener un plan, estar preparado y estudiar la zona que vamos a navegar, son tareas de obligado cumplimiento, también debería serlo para cualquier negocio.

En 1757 se inventó el sextante, que posteriormente junto con el cronómetro marino, solucionaron el problema, a partir de ese momento los barcos ya podían determinar a qué distancia se encontraban del primer meridiano. 

Hoy en día contamos con el GPS, aun así siempre puede haber errores, imprevistos, crisis, es entonces cuando se ponen en contacto con la ayuda y solicitan un mapa nuevo, ajustado a los nuevos datos, lugares inseguros, tempestades, nuevas rutas…

Porque todo es cambiante, debemos estar dispuestos a modificar nuestro plan y ajustarlo a la situación real. Los errores detectados a tiempo no son tan peligrosos como los que dejamos pasar creyendo que no sucederá nada.

El marketing digital es como ese plan de navegación, con un sistema de corrección muy similar. Es lo que nos va a dar un rumbo, lo que nos va a permitir recalcular la ruta si nos topamos con una tormenta o si vemos que nos estamos dirigiendo a un punto sin salida. 

Con él vamos a poner el foco en nuestro objetivo y con brújula siempre en mano y viento en popa a toda vela, nos dirigiremos rumbo a esos objetivos.

Pero, ¿qué es exactamente un plan de marketing? Es un documento vital para nuestro negocio, dónde vamos a recoger toda la información necesaria para poder conseguir los resultados que queremos. 

En él incluiremos los objetivos, aquello que queremos conseguir y los indicadores y métricas con los que vamos a medir esos objetivos. 

Para conseguir un plan de éxito, debemos seguir un orden coherente, de lo contrario nos perderemos y no alcanzaremos nuestra meta. 

Vamos a definir los pasos a seguir para tu plan de marketing y el orden correcto:


  • Análisis de la situación actual 

Lo primero es analizar en qué punto se encuentra nuestra empresa. Hay que tener muy claro de dónde venimos y dónde estamos para saber a dónde debemos ir tanto a nivel interno como a nivel externo.  Para ello definiremos el análisis DAFO de la empresa (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades); quien nos compra/contrata actualmente y a quien queremos dirigirnos, es decir, el Buyer persona; cuál es la misión-visión de nuestro negocio, el “qué” o “para qué” y el “cómo”.

  • Análisis de la competencia

Así como es muy importante saber dónde se encuentra nuestra empresa, también lo es saber en qué punto está nuestra competencia. Primero de todo define quien es tu competencia y después observa cómo trabaja. Qué rango de precios/tarifas tiene, cómo consigue a sus clientes, cuál es el aparente recorrido del cliente, desde dónde lo captan hasta que le venden, es decir, cuál es su proceso de venta. El más mínimo detalle nos puede servir de gran utilidad. No se trata de copiar esas acciones, nunca copies. Se trata de adaptar e implementar en nuestro negocio aquello que le esté funcionando y nos pueda ser de utilidad. Recuerda que las acciones deben estar absolutamente personalizadas para tu empresa.

  • Objetivos SMART

Teniendo toda la información anterior, es momento de definir los objetivos que queremos alcanzar. Deben de ser todo lo concreto posible para poder poner el foco en ellos. Para ello vamos a utilizar el acrónimo SMART: vamos a definir unos objetivos: específicos (S), medibles (M), alcanzables (A), realistas (R) y acotados en el tiempo (T). 

Cada hito que queramos conseguir debe tener un objetivo claro. Por ejemplo, queremos aumentar la facturación anual en un 20% con respecto al año anterior; o queremos ampliar nuestra base de datos en 10 suscripciones nuevas cada semana, o vamos a captar 30 clientes nuevos a través de la página web cada semana durante el año 2023

Deben de estar acotados en el tiempo, no podemos definirlos y dejarlos en el aire, marcar un periodo de tiempo nos ayudará a focalizar nuestras acciones. 

  • Estrategias

Ahora que tenemos claro el “qué” toca definir el “cómo” y aquí es dónde entra nuestra estrategia de marketing digital. Para ello vamos a necesitar toda la información captada inicialmente. Debemos preguntarnos: ¿De qué manera vamos a conseguir esos 10 nuevos suscriptores semanales?, o ¿Cómo voy a captar esos 15 nuevos clientes a través de nuestra web? Seguramente no pensarás en una sola acción, no podemos jugarlo todo a una sola carta. Lo ideal es que pensemos en varias estrategias y que llevemos a cabo cada una de ellas para conseguir un objetivo concreto. Por ejemplo, para obtener 10 nuevos suscriptores vamos a lanzar una campaña en nuestras RRSS con una llamada a la acción de suscripción y crearemos una landing page o página de aterrizaje en nuestra web con un formulario de suscripción. Para captar los nuevos clientes podríamos lanzar una campaña de email marketing a nuestra base de datos mostrando un producto o servicio destacado y con una llamada a la acción clara, paralelamente lanzaremos un post desde el blog de nuestra web hablando sobre un tema relacionado y de interés,  La clave en este punto es marcar qué acciones vamos a llevar a cabo para conseguir cada uno de los objetivos. Sobre todo facilitando el camino hasta llegar a la acción.  

  • Análisis

Por último, pero no menos importante, ¡hay que analizar! Previamente, tendremos que definir con qué KPI o indicador clave de rendimiento evaluaremos el estado del objetivo. Habrá que establecer cómo vamos a medir cada objetivo marcado. De lo contrario, no conoceremos el estado de nuestras acciones y no podremos mejorarlas para lograr los objetivos. 

Por ejemplo, vamos a medir qué porcentaje de tasa de conversión tiene nuestra página web; o cuantas nuevas visitas recibimos y desde dónde vienen para valorar los orígenes trabajados, cuantas veces se ha descargado nuestro lead magnet, de qué localización conseguimos nuestras visitas …

Una vez lancemos la campaña, vamos a tener que revisar nuestro plan de marketing mensualmente y analizar en qué punto estamos: ¿estamos logrando los objetivos marcados o, por el contrario, estamos lejos? Si no lo estamos logrando, los KPI nos dirán dónde estamos fallando y podremos rectificar a tiempo y redireccionar el foco. 

Nosotros cerramos el año con la tranquilidad de tener totalmente enfocados nuestros objetivos. Sabemos que nuestro barco llegará a buen puerto. ¿Y tú?, ¿Ya tienes el plan de marketing que te acerque a tus objetivos del próximo año?

Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro news y no te pierdas nada. Me suscribo

Si quieres tener todos estos artículos a mano, también puedes unirte en nuestro canal de Telegram

comparte en …

© Todos los derechos reservados a Exprime Creatividad | Estudio de diseño gráfico y web en Gavá - Barcelona